Posts filed under ‘Tecnología’

Este mes las editoriales españolas han perdido conmigo las siguientes ventas

  1. La quinta disciplina (Peter Senge): lo vi citado en el wiki del Foro Itaca y a los pocos días lo mencionó Katia del Rivero en un encuentro sobre constelaciones organizacionales. Es de obligada lectura. Total: me lo he descargado sin pagar
  2. El arte de lo posible (Benjamin Zander): hace unos meses vi un vídeo de una conferencia suya en TED que me encantó. Me informé sobre él, y resultó ser un director de orquesta que tenía publicado un libro sobre innovación. No está publicado en formato ebook. Bueno, por lo menos podéis ver el video 
  3. Funky Business: me lo he encontrado citado en el libro de EOI sobre economía abierta. Intuyo que va a ser imprescindible para mi trabajo (haga lo que haga) en los próximos años
  4. Wikinomics: lo estaba leyendo cuando me llegó el kindle y ahora me da pereza volver a abrir un libro de papel.
  5. El futuro del Management (Gary Hamel): leí un post de Julen donde publicaba algunos extractos y también parece de lectura obligatoria

En papel habría sido unos 100 euros (en un solo mes). En formato electrónico, lógicamente, el precio tiene que ser muy inferior porque no hay costes de distribución ni de producción. Pero es imposible comprar estos libros en formato electrónico sencillamente porque no existen (en castellano).

Conclusión: las editoriales, con su resistencia a lo digital, están perdiendo negocio (y yo, mientras tanto, me puedo descargar los best-sellers del amule sin pagar a nadie). Esto no es bueno ni para mi (que no puedo elegir lo que leo en el kindle) ni para la editorial (que pierde negocio) ni para los autores (que pierden ventas).

Anuncios

15 diciembre 2010 at 19:34 4 comentarios

La Blogosfera Gorria ataca de nuevo

Hoy estrenamos agregador en la blogosfera gorria (una vez más, podrá decir alguno). Empezamos con aquellos elementos compartidos de google reader que había que actualizar a mano. Luego hicimos un primer intento algo más automático, e incluso con dominio propio. Y hoy por fin tenemos dominio propio ¡y hasta hosting de pago! (para evitar sorpresas) Así que os invito a pasaros por:

www.blogosfera-gorria.org

Allí encontraréis los últimos artículos publicados en 25 blogs de personas afiliadas o cercanas a Ezker Batua-Berdeak, entre ellas, algunos cargos públicos que ejercen su labor en el Parlamento Vasco, las Juntas Generales de Alava y Gipuzkoa y varios ayuntamientos.

Desde el punto de vista técnico, por si a alguien le sirve, hemos construido el agregador a partir de una instalación WordPress, a la que hemos añadido el plugin FeedWordpress, que es la herramienta que captura los rss de los blogs y los lleva al agregdor. La organización en cuadrícula de los post lo hemos conseguido con el theme Bombax, que tiene numerosas posibilidades de configuración y personalización. En la versión anterior utilizamos el theme Arras, hábilmente adaptado por Samuel Agudiño. El logo es cosa de José Luis Salgado

8 noviembre 2010 at 20:35 2 comentarios

La única pega que le veo al kindle

En el “capítulo anterior” exponía mi experiencia con el kindle durante los primeros días. Un mes después sigo estando encantado y leo muchísimo (os tengo muy abandonados a los bloggers, por cierto; tendréis que pasaros al libro). Pero ya le he encontrado la primera pega que, por cierto, creo que afecta más negativamente a las editoriales que a mi mismo. Esa pega es la incompatibilidad con el formato Adobe DRM. Me explico.

DRM son las siglas, en inglés, de “Gestión de derechos digitales” y sirve fundamentalmente para limitar el uso de un archivo digital, por ejemplo, impidiendo su reproducción, limitándola a un número determinado de copias o limitando la impresión del fichero. Vamos, que es una tecnología que busca evitar que compartamos ficheros (lo que la industria discográfica, cinematográfica y editorial, e incluso el gobierno llaman impropiamente “pirateo”). Bueno, pues resulta que las grandes editoriales (con grande me refiero a su volumen de facturación, no a su excelencia moral) publican todos sus ebooks con el DRM de Adobe, que no es compatible con el kindle. La consecuencia de eso es que no puedo comprar libros en esas editoriales españolas. Eso no impide, en todo caso, que pueda descargarme libros gratuitos (que los hay a miles) o que pueda comprar libros de las grandes editoriales (y ahora me refiero a aquellas que, facturando poco, se distinguen de las anteriores por su excelencia moral). Así que ahora debo tener como 20 libros en el ebook, de los cuales solo he comprado uno, otros cuatro me los han “prestado” y el resto son del dominio público.

En este caso creo que hay que repartir culpas tanto hacia amazon como hacia las editoriales. En primer lugar porque Amazon limita conscientemente su e-reader a los formatos comerciales de su plataforma donde, por cierto, no es posible encontrar los títulos que venden las editoriales españolas. Creo que deberían tomar medidas lo antes posible, y podría ir en dos direcciones. La primera solución es que el kindle pueda leer el drm de Adobe. Esto no beneficia a Amazon, puesto que lo que hace es facilitar la compra de títulos de la competencia, así que dudo que lo hagan. La segunda es llegar a un acuerdo con las editoriales españolas para comercializar sus títulos con el formato de Amazon. En ese sentido creo que el anuncio de la posible instalación de Amazon en España puede abrir una puerta a esa posibilidad. Habrá que esperar.

Por otra parte las editoriales también tienen una parte de responsabilidad. Llevamos mucho tiempo oyéndoles decir que esto de los e-readers lo único que va a favorecer es el pirateo y que no estaban dispuestos a entrar en el negocio del ebook. Ahora que han entrado, llegan tarde. Estos días he leído varias noticias donde las editoriales se quejan del “pirateo”. El último, hoy. Yo quiero comprar libros, pero no en las condiciones que quieren imponer las editoriales. El best seller de moda (La caida de los gigantes, de Ken Follet) cuesta unos 24 euros en la edición de papel (por ahora solo tapa dura) y 16 en la versión electrónica. En un año, o menos, sacarán la versión de bolsillo, seguramente a unos 15-16 euros. Pero hay diferencias entre una edición de bolsillo y una electrónica. Un libro de bolsillo tiene unos costes de los que carece un ebook, fundamentalmente la impresión y la distribución. Y un ebook tiene unas limitaciones de las que carece un libro en papel, y es que no lo puedes compartir (si tiene drm). Así que, siendo el contenido el mismo, el libro en papel lo podemos leer varias personas, mientras que el electrónico solo lo puedo leer yo. Siendo así, creo el precio del ebook debería ser inferior al de la edición de bolsillo.

Pero, por otra parte tenemos las grandes editoriales (las de la excelencia moral que facturan poco) que publican libros de autores poco conocidos. Creo que tienen un importante nicho de negocio en la llamada “larga cola“. En este caso podría consistir en vender pocas copias de cada libro, pero de muchísimos libros. La forma de conseguir eso sería dirigiéndose a públicos muy diversos, publicando una elevadísima cantidad de títulos, a precios muy bajos. La semana pasada pude experimentar un ejemplo que encajaría con este modelo de negocio. Me enteré por Meneame de una curiosa noticia sobre unos frescos y un pintor de Santander. Busqué información en internet, pero no encontré mucho. Lo más interesante parecía la biografía del autor escrita por su propio hijo. La editorial daba la posibilidad de comprar el libro en papel o descargar el pdf por 1,20€. En circunstancias normales no lo habría comprado en papel: está escrito en inglés y tampoco es que me entusiasmen las biografías de pintores. Pero por 1,20 mereía la pena echarlo un vistazo, y lo compré. Por cierto, que no deja de ser interesante en este caso la relación entre el precio del libro en papel (15,91€) y la versión electrónica (1,20€). Y además, sin protección DRM.

En resumen, creo que hay negocio en el ebook. Las grandes editoriales tienen un hueco en la larga cola. Deberían explorar también el mercado científico: ¿cuántas tesis y tesinas están inéditas? ¿y a cuántos profesionales, investigadores y estudiantes les interesaría tener acceso a ellas?. Y las editoriales que facturan mucho deben buscar su sitio en el nuevo panorama que se abre, si no quieren que tiremos mucho del emule. Los escritores no pueden dar conciertos ni vender camisetas.

4 noviembre 2010 at 20:04 2 comentarios

Primeras impresiones sobre el Kindle

Hace un par de semanas que me llegó el kindle wifi y me parece un buen momento para compartir las primeras impresiones por si a alguien le resultan útiles

1.- ENVÍO.

En el momento de la compra, Amazon te informa de unos plazos aproximados de entrega. El margen máximo que me dió era de dos semanas largas. Poco a poco fue ajustando y reduciendo ese margen, que finalmente fue de 10 días (que podría haber sido inferior de no haber estado el kindle todo el día de la huelga general parado en Madrid y de no haber tardado yo otro día en recogerlo). La compañía (UPS) te lo envía a casa, pero en mi caso, como no estoy nunca a horas decentes, me ofrecieron recogerlo en su oficina. Contra todo pronóstico, no tuve que ir a ningún polígono industrial, como otras veces, y tardar una hora en encontrar la nave, sino que me acerqué en bici a una oficina que tienen en el centro de Vitoria.

El paquete viene con un divertido sello: “Certified Frustration-free packaging“. Y es cierto: no es como esos malditos juguetes que tardas media hora en abrir la caja y quitar cada uno de los alambres de sujección. ¡Malditos Reyes Magos! Aquí simplemente tiras de una pestaña de la caja (como las de los cereales del desayuno, por ejemplo), y ya lo tienes.

Por cierto, en algún foro quizá encontréis que a veces la empresa de transporte cobra tarifas de aduana. En realidad esos aranceles se los pagas a amazon, con lo que no deberían. En mi caso fue todo perfecto, y no cobraron lo que no debían de cobrar. Al final entre el precio del dispositivo, envío y aranceles no llegó a 150 euros.

2.- CARGA DE LIBROS

El kindle tiene unos 3 GB libres para meter lo que quieras: imágenes, libros o mp3. De momento solo he probado con libros. Lo más sencillo es comprarlos en Amazon desde el propio dispositivo a través de la conexión wifi. A través de un buscador localizas lo que estás buscando y puedes hacer tres cosas: descargar un capítulo gratis, marcarlo como favorito o comprarlo. Cada kindle está registrado en amazon y se asocia a la cuenta o tarjeta con la que se pagó, así que si compras un libro desde el lector, automáticamente te hará el cargo a tu tarjeta. También es posible cambiar la configuración del registro, por ejemplo, cuando compras un kindle para regalar, que una cosa es regalar el lector y otra muy distinta que se compren los libros con cargo a tu tarjeta 🙂

El problema de amazon es que no hay suficiente oferta de libros en castellano (aunque hay bastante, y me atrevería a decir que más que en librerías online españolas). Así que hay que buscarse la vida en otros sitios. No me quiero extender ahora en el tema de la oferta, al que quizá dedique otro post. Pero hay numerosos sitios donde puedes comprar o descargar gratis muchos libros. Mientras no tengan DRM, el formato no es problema, porque pueden convertirse con el programa calibre, disponible para Linux, Mac y Win. También es posible enviar ficheros doc o pdf a amazon para que los convierta a un formato compatible con el kindle y te lo envíe a través del wifi. Otra cosa es que tengan DRM, que es lo que pasa con la mayoría de las publicaciones de las grandes editoriales. Entonces hay que usar otros recursos. Intelligenti, pauca. 😉

Los libros se pueden organizar en colecciones definidas por el usuario. De esa forma es más fácil localizar un libro concreto según esa clasificación.

3.- LECTURA Y USABILIDAD

La lectura y manejo son comodísimos. La pantalla tiene un fondo gris claro sobre el que se imprime el texto en negro. Un aspecto interesantísimo es la posibilidad de configurar el tipo y tamaño de letra. El equipo admite 8 tamaños distintos de letra, 3 fuentes (regular, condensed, san serif), así como ajustar el espacio interlineal y el número de palabras por línea. Eso me ha permitido, por ejemplo, utilizar una letra san serif, que me resultan más cómodas a la vista que una times new roman, o cualquier otra fuente con serifas.

Una de las cosas que sorprende al coger el kindle es su peso, superior a lo que cabría esperar de un dispositivo de esas dimensiones. De hecho, cuando lo cogió mi hija de 6 años exclamó ¡cuánto pesa!. Comparándolo con un libro, parece que pesa más o menos lo mismo que un libro de bolsillo de 500 páginas (ahora mismo lo estoy comparando con “Sauce ciego, mujer dormida”, de Murakami). El tamaño es idéntico a ese libro, aunque la pantalla del kindle es aproximadamente dos tercios de una página del libro de bolsillo. El resto lo ocupan los bordes (como un cm a cada lado) y el teclado de la parte inferior.

Para pasar de página hay dos botones a cada lado del kindle. Eso permite, por ejemplo, pasar de página con la mano izquierda mientras el libro se sostiene con la derecha. Probad a hacerlo con un libro en papel 🙂 Aunque parece una tontería, eso permite un mayor número de posturas, sobre todo cuando estás leyendo en una butaca, en el sofá o en la cama.

Una función que todavía no he usado mucho es la posibilidad de subrayar y agregar notas. Lo primero es sumamente sencillo, y se hace ubicando el cursor en el punto donde empieza el subrayado. El avance no se hace de letra en letra, como se haría con el teclado del ordenador, sino de palabra en palabra. Eso agiliza la operación. Lo de las notas es algo más incómodo, aunque solo lo he hecho un par de veces, y será cuestión de adaptarse y de encontrar una postura adecuada de las manos para escribir usando el teclado inferior sin que el kindle se balancee cuando no está totalmente apoyado.

Una función curiosa es la posibilidad de compartir párrafos en twitter o facebook. Es tan sencillo como seleccionar un párrafo y pulsar una combinación de teclas. El texto completo va a una página de amazon, por lo que no es necesario limitarse a los 140 caracteres en la selección. En twitter aparece, por tanto, el comentario que haga el lector y un vínculo a la página de amazon donde se ha colgado el párrafo. Para los libros comprados en amazon existe la posibilidad de hacer aparecer en el libro el número de veces que se ha compartido cada fragmento de texto.

Otra cosa curiosa es que en la parte inferior aparece el porcentaje leído del libro. Es como ver el el marcador o la hoja doblada en el corte delantero de un libro tradicional.

Por último, el kindle viene con un par de diccionarios ingleses. No es que sean muy útiles para la lectura en castellano, pero he hecho alguna prueba a leer en inglés y en esos casos si es muy útil. Simplemente poniendo el cursor al comienzo de una palabra aparece el significado de esa palabra en la parte inferior de la pantalla. Se pueden instalar también diccionarios español-inglés, por ejemplo, que están a la venta en amazon. Lo que no he conseguido encontrar es el diccionario de la Real Academia Española compatible con kindle

4.- BATERÍA

En dos semanas de uso (quizá, en total, unas 15 horas de uso) la batería está al 50%. Normalmente tengo el wifi desconectado, y así consume menos batería

5.- NAVEGAR POR INTERNET

El kindle incluye un sencillo navegador para conectarse y moverse por internet. Se accede a través de la opción de menú denominada “experimental”, lo que hace sospechar que mejorará en próximas versiones. Por defecto aparece en el navegador el ancho completo de la página. Si se lee en vertical, la letra es muy pequeña, casi ilegible. Así que se podría configurar la pantalla para que muestre el texto en horizontal o hacer zoom. Pero hay una tercera opción mucho más interesante: pasarlo a modo artículo. De esa forma nos muestra solo el texto, sin imágenes ni publicidad. Lo he probado con prensa digital y funciona muy bien. La pena es que no deje ahí configurar el tamaño y tipo de letra, pero es muy útil para leer la prensa. El navegador, además, permite guardar bookmarks. De todas formas hay herramientas para enviar un rss al kindle en formato ebook. He hecho alguna prueba y funciona muy bien, pero eso lo dejo para otro artículo.

Resumiendo: hasta ahora la experiencia está siendo muy positiva. Tanto, que os tengo un poco abandonados a los bloggers. Y encima tengo ya cinco o seis libros muy interesantes en cola que me están provocando cierta ansia.

19 octubre 2010 at 21:01 2 comentarios

Después de pensarlo mucho, me decido por el kindle

Este verano tuvimos un problema con las maletas en el aeropuerto. Una de ellas, donde llevábamos los libros, tenía exceso de peso y, o la aligerábamos o nos cobraban 60 euros. No se cómo lo hicimos, pero pudimos quitar un kg y repartirlo en otras dos bolsas que ya iban bastante saturadas. Yo llevaba ya algún tiempo dándole vueltas a la posibilidad de comprar un ebook, y aquello me dio un empujoncito más.

Pero metidos en faena, no resulta fácil elegir dispositivo. Lo primero es ver qué características y funcionalidades diferencian unos equipos de otros:

  • El peso parece ser un factor importante a la hora de elegir. Casi todos los equipos pesan menos que un libro estándar, incluso de bolsillo. Pero el peso puede variar entre los 180 y los 330. No es que sea una diferencia muy grande, pero es un tema a tener en cuenta.
  • Niveles de gris: indica el contraste de la imagen y la capacidad de graduarlo. Lo máximo que he visto es 16 niveles, aunque la mayor parte de los equipos está en los 6 u 8.
  • Formatos compatibles: los ebooks (me refiero a los libros, no a los lectores) están publicados en varios formatos diferentes. Los formatos pdf y epub parecen ser los más extendidos, y hay otros como html, txt, doc que nos suenan del PC y que también pueden ser leidos por estos dispositivos… No todos los lectores son capaces de leer todos los formatos, pero hay conversores gratuitos, como Calibre, que se puede instalar en windows, linux y mac.
  • Anotaciones y subrayados: es una funcionalidad presente en algunos dispositivos. No es que sea muy útil para novelas, pero me resulta imprescindible para libros sobre temas profesionales, ensayos, etc.
  • Conectividad. Todos los dispositivos pueden conectarse por cable al PC para cargar los ficheros. Algunos, además, tienen conexión wifi para la carga de ficheros y en algún caso para navegar por internet (aunque la pantalla de tinta electrónica está muy limitada en este asunto). Y unos pocos tienen conexión 3G limitada, es decir, se puede utilizar para comprar libros o como mucho, para consultar la wikipedia. Eso si, el uso de la conexión 3G no depende de una operadora local, sino que puedes usarlo gratis en unos 100 paises diferentes.
  • Tamaño de la pantalla. El estándar parece ser de 6 pulgadas, aunque en alguna tienda he encontrado pantallas de 5′ a precios muy poco competitivos.
  • Precio. Aquí podemos diferenciar dos familias. Los equipos que puedes encontrar en cualquier tienda superan, la mayoría, los 200 euros, y están más cerca de los 300 que de los 200. Y, por otra parte, hay un par de equipos (kindle y nook, vendidos por amazon y barnes&noble) que puedes importar de Estados Unidos por unos 150 euros.

LAS DUDAS

  • La principal duda antes de comprar un equipo era si existiría o no suficiente producción en castellano. Las editoriales no se animan a sacar toda su producción en formato electrónico, pero a cambio hay muchísima literatura clásica que se puede descargar gratuitamente. Creo que si no se dan prisa las editoriales vamos a poder encontrar en la mula todas esas obras recientes, así que quizá acaben perdiendo la oportunidad de abrir un nuevo mercado.

LOS MOTIVOS PARA DECIDIRME POR EL KINDLE

  • Los equipos “locales” fueron descartados pronto: son más caros que los de importación y tienen menos prestaciones. Así que los equipos finalistas eran el nook y el kindle. Ambos permitían anotaciones, tienen conexión wifi y una pantalla de 6 pulgadas
  • El Nook tiene algunas características que lo hacen muy atractivo, como la pantalla auxiliar táctil, que puede usarse como teclado o como pantalla de menú. La memoria interna es inferior a la del kindle, pero eso lo suple con la posibilidad de usar tarjetas sd. Lee más formatos que el kindle (como el epub), pero tiene la limitación de que no acepta drm (el sistema de protección con el que se venden generalmente los best sellers para evitar la realización de copias). Como pegas, la batería dura algo menos que en el kindle y pesa un poco más (328 gramos). La compra desde España no se puede hacer directamente en B&N, sino que hay que hacerlo en Dontretail. El precio, incluidos gastos de envío: 249,99$ (unos 182 euros)
  • Sobre el kindle he visto más recomendaciones en los foros españoles. Le gana al Nook en peso (240 gramos) y duración de la batería. No dispone de ranura para tarjeta SD, pero tiene una memoria de 4GB (3GB disponibles, en realidad), que parecen más que suficientes para guardar todos los libros que tenemos ahora en casa y unos cuantos más. Lo que menos me gustaba del kindle es que solo admite formatos propietarios de amazon, aunque existen herramientas de conversión. Igual que el nook, tampoco admite ficheros con drm. El precio al final, incluyendo envío y aranceles, no ha llegado a 150 euros.

Esta tarde he recibido el ebook. Ha tardado 10 días (con una huelga que lo ha tenido parado todo un día en Madrid). No ha habido ninguna sorpresa, como tener que pagar más tasas de aduana. Así que me pongo a “jugar” con él. Os iré contando.

1 octubre 2010 at 19:53 4 comentarios

Free timelapse

Os presento mi primer “timelapse

Lo he hecho completamente con software libre. He tomado 611 fotos con mi teléfono Android, hasta que ha aguantado la batería, haciendo una foto cada 15 segundos. Así que el vídeo resume en pocos segundos lo que ha pasado en unas dos horas y media. La aplicación de android que he usado es Vignette, una cámara de fotos muy recomendable que permite aplicar numerosos efectos y marcos a las fotos, y que en la última actualización permite también hacer fotografías a intervalos fijos. El teléfono debía permanecer inmóvil esas dos horas y  media apuntando al objetivo, y sin trípode era un poco complicado. Así que he tenido que hacer de McGyver con una escalera y un atril 🙂 Contra todo pronóstico, todas las fotografías se han realizado con los mismos valores de exposición en lugar de ajustarlos en cada exposición, lo cual habría generado un vídeo muy cutre con cambios constantes de iluminación.

Una vez hechas las fotos, he montado el vídeo con kdenlive, un editor de vídeo para Linux. Lo he intentado también con OpenShot, pero no dejaba arrastrar a la línea de tiempo todas las fotos, sino que había que hacerlo una a una. En cambio, kdenlive tiene una función para crear clips de imágenes que es perfecta para hacer este tipo de montajes. La música, como no, tiene licencia Creative Commons

Así que mi teléfono se ha convertido en la única herramienta con la que puedo hacer este tipo de vídeos, porque las dos cámaras que tenemos en casa (una bridge y una sencilla compacta) no permiten ni conectar un disparador externo con temporizador ni programar que se fotografíe a intervalos regulares. Ya estoy pensando en comprar un trípode para el móvil 🙂

12 septiembre 2010 at 18:22 5 comentarios

Impresionado con el borrado inteligente de Gimp

Hace unos días descubrí Gimp Resynthesizer, un plugin de Gimp que borra partes de la imagen de forma inteligente, reconstruyendo el fondo. Lo he probado con varias imágenes y el resultado es espectacular, aunque en objetos tramados (por ejemplo, muros) hace falta corregirlo con el tampón de clonar. Os dejo un vídeo de una prueba y en enlace a las instrucciones de instalación.

12 abril 2010 at 12:00 Deja un comentario

Entradas antiguas


mi twitter

También estoy por estos sitios

Esto es lo que pienso

Mis fotos en Flickr

RSS Blogosfera Gorria

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Me ha interesado

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Ilegorri

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

RSS Blogosfera Gorria

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.

Mi del.icio.us

Archivos

Feeds

Algunos derechos reservados