El Gobierno de Cantabria “impulsa” la I+D+i inhabilitando a dos investigadores de la Universidad

23 septiembre 2009 at 23:30 19 comentarios

Si Isabel la Católica hubiera sido Directora Regional de Cultura del Gobierno de Cantabria, le hubiera puesto las pilas a Colón a la vuelta de su primer encuentro con América:

Isa: Oye, Cristobalito, mamón, ¿no habíamos quedado en que ibas a las Indias por una ruta más corta?

Colón: Bueno, es que me encontré un tocho de tierra y ya nos quedamos allí. Nos pillaba a desmano ya las Indias.

Isa: ya, joder, pero no habíamos quedado en eso, puto marinerito

Colón: Bueno, pero igual podemos sacarle partido a esa tierra nueva, ¿no? Hay mazo de oro. Y además podemos convertir al cristianismo a un montón de peña que hay allí y así vas de guay con el Papa.

Isa: que no, joder, que yo quería especias para echar a las lentejas, no oro ni cristianitos. Habértelo pensado antes. ¡¡A la hoguera vas, por joderme las lentejas!!

Salvando las distancias, algo así ha pasado en Cantabria. Y es muy serio y grave, a pesar del tono de humor con el que he empezado. Dos profesores de la Universidad de Cantabria han sido inhabilitados por el Gobierno regional por un plazo de dos años. ¿Los motivos? Informar a la Consejería de la existencia de pinturas paleolíticas en la Cueva Morín y reemplazar el candado roto de la verja por otro nuevo. Surrealista. Os cuento un poco de lo que me enteré hace unas semanas, en vivo y en directo, no solo por que me lo contara uno de los presuntos “delincuentes” sino porque he leído el expediente sancionador.

El año pasado Jesús Emilio González Urquijo (Universidad de Cantabria) y Greg-Christian Weniger obtuvieron de la Consejería de Cultura permiso para realizar una excavación arqueológica en Cueva Morín. No fue fácil conseguir ese permiso. Primero, la Consejería no abrió convocatoria para que se presentaran las solicitudes de permisos, como debería haber hecho. A pesar de ello, el permiso se obtuvo, no sin dificultad, porque hubo que hacer un recurso tras una primera negativa. Primera en la frente: el Gobierno de Cantabria ha cortado buena parte de la investigación arqueológica en Cantabria, puesto que no permite hacer el trabajo de campo, a menos que te metas en líos de recursos administrativos. El trabajo de un investigador no es recurrir a la administración, sino investigar. No les robemos su tiempo en chorradas burocráticas.

Con el permiso y la llave de la cueva en la mano, empezaron los trabajos de excavación. Al equipo de investigadores se une César González Sainz, catedrático de prehistoria y, a la sazón, mi director de tesis y amigo (últimamente hacemos más uso de lo segundo que de lo primero). Su misión en el equipo: hacer el estudio de la industria ósea. Para profanos: estudiar las herramientas de hueso que apareciesen en la excavación. César es conocido, diría que mundialmente, como uno de los grandes expertos en arte rupestre paleolítico. Puesto que había noticias de la posible existencia de pinturas paleolíticas en Morín, un día echó un vistazo a las paredes y, efectivamente, localizó algunos restos de pintura paleolítica. Esta pequeña prospección, sin ser un estudio de arte rupestre, tenía sentido en el ámbito de la excavación por dos motivos. Primero, por cuestiones de conservación: si no sabes que hay pinturas, puedes destruirlas. Creo que no hay arqueólogo que entre en una cueva y no mire las paredes. Y segundo, porque los niveles de la excavación eran de la época de las posibles pinturas, así que su mera presencia (o ausencia) aportaba información interesante a la investigación.

Terminada la excavación, el equipo presentó a la Consejería de Cultura el preceptivo informe de resultados, incluyendo un capítulo dedicado al estudio de industria ósea. En el informe se daba cuenta también, en un párrafo, de la existencia de las pinturas paleolíticas.

La respuesta de la Consejería no se hizo esperar. Justo Barreda (director regional de cultura) firmó un documento en el que consideraba que en la excavación se habían producido varias faltas graves, cuyas consecuencias eran 4 años de inhabilitación y una multa de entre 5 y 25 millones de pesetas (la normativa que regula esta sanción fue redactada en la era pesetil). Las faltas graves eran las siguientes:

  1. La elaboración de un estudio de arte rupestre, cuando el permiso otorgado solo era para la excavación. Como el informe iba firmado también por César González Sainz (autor del estudio de industria ósea), presumieron que él era el responsable de tal estudio. Y, si, él había localizado las pinturas, aunque su firma aparecía allí como autor del estudio de industria ósea.
  2. La sustitución del candado de la cueva por otro nuevo. Esto, la verdad, no tiene mucho misterio. El candado se rompió y o se sustituía por otro igual, o la cueva quedaría abierta. Pero a la Consejería le pareció que esa acción debía castigarse con hasta 25 millones de pesetas y 4 años sin poder trabajar en lo tuyo en Cantabria. Una sanción muy proporcionada.

El tema del supuesto estudio de arte paleolítico es curioso. En la Consejería saben lo que es un estudio de arte paleolítico, y un simple párrafo informando de la presencia de restos de pinturas, no es un estudio. Aunque las pinturas sean simples restos rojos de alguna antigua figura, muy mal conservados, un estudio de arte paleolítico debe contener la topografía de la cueva, la ubicación de cada resto, fotografías, reproducciones con escala que incluyan los accidentes naturales de la roca, descripciones, dimensiones, contexto arqueológico, análisis cronológico… Un estudio de arte paleolítico no se puede hacer con una linterna: hay que llevar luz especial que no se llevó. En el informe que se presentó, como digo, sólo se incluía un párrafo que daba noticia del hallazgo y no podía haber más información porque no se había hecho un estudio de arte rupestre de los que hace el amigo César.

Evidentemente Jesús Emilio y César recurrieron la sanción y la semana pasada recibieron la respuesta. Ahora el Gobierno de Cantabria lo considera falta leve y reducen la sanción a dos años de inhabilitación. El Gobierno de Cantabria, el de las anchoas de Miguel Angel Revilla, fomenta la investigación científica inhabilitando por dos años a dos grandes científicos. ¿La política de I+D+i del Gobierno de Cantabria consiste en no dejar a los investigadores que hagan su trabajo?

Es tal el sinsentido de esta sanción que al lector, como a mi, no se le escapará que debe haber ciertos intereses detrás. Yo creo que es algo así como que “si te has valido de recursos jurídicos para conseguir el permiso de excavación, ahora yo abuso de esos recursos y te jodo todo lo que pueda”. Perdón por el lenguaje, pero lo veo así de burdo. Hay quien llega a asegurar, en los círculos de la profesión, que se quiere excluir a la Universidad de Cantabria de la investigación en la región, para que ésta pase a manos del Museo de Prehistoria, de titularidad autonómica. Y asegura también haber visto eso por escrito. Yo no lo he visto, pero me encaja con esta sanción injusta.

Otro aspecto sorprendente de todo esto es el doble rasero con el que mide la Consejería de Cultura. A principios de Septiembre salió en prensa que tras una excavación hecha en Altamira se había llegado a la conclusión de que el yacimiento tenía niveles más antiguos de lo que se pensaba hasta ahora. Perfecto. La excavación había sido dirigida por J.A. Lasheras, director del museo. Pero la Consejería de Cultura se mosqueó porque los responsables de la excavación no habían pedido la autorización a la Consejería, como dice la Ley de Patrimonio Histórico de Cantabria. Una excavación sin los permisos administrativos si me parece grave, aunque en este caso tenían el permiso del Ministerio de Cultura (del que depende Altamira), y la polémica parece más un tema de disputa de competencias entre distintas Administraciones. De todas formas, si se aplicaran los mismos criterios a Lasheras que a González Sainz y González Urquijo, la Consejería de Cultura ya tendría que haber iniciado expediente sancionador al director de Altamira, al que seguramente se le caería el pelo (perdón, me ha salido así la expresión, sin mala intención, y ahora me da pereza volver atrás para borrarla): 25 millones de pelas y 4 años de inhabilitación como mínimo. Bueno, pues no. La respuesta de Marcano, consejero de Cultura, es que Lasheras es un tío cojonudo y que ya hablará él con el Ministerio, que son los malos malísimos.

En los círculos arqueológicos es bien conocido que una persona de la Consejería, durante su época de guía de las cuevas de Puente Viesgo, se dedicó a hacer prospecciones y encontró muchas pinturas inéditas en el Monte Castillo. No creo que lo hiciera con permiso porque, entre otras razones, no tiene la titulación necesaria. Nunca se le ha sancionado por eso. En cierta manera, ha colaborado a ampliar el conocimiento del arte paleolítico y seguramente habrá colaborado con investigadores que han trabajado en esas cavidades. aunque no recuerdo que haya publicado esos hallazgos. Por cierto, esta persona -Chema- es quien presentó en la Consejería el informe de que el candado original se había sustituido por otro nuevo. En estos dos últimos casos podría haber una vulneración de la Ley de Patrimonio Histórico, pero no hay sanciones.

Recopilando: estamos hablando de castigos injustos y de distinta forma de aplicar la normativa según seas funcionario de la Universidad, del Estado o de la Comunidad Autónoma. Estamos hablando de que esto se hace conscientemente, puesto que el Director de Cultura lleva ahí el tiempo suficiente como para diferenciar un estudio de arte rupestre de una noticia de un hallazgo. ¿injusticia? ¿conscientemente? ¿autoridad pública? ¿No se parece esto mucho a la definición de prevaricación? Creo que debería haber dimisiones.

P.D.: sospecho que si había alguna posibilidad de volver a mi carrera como prehistoriador en Cantabria, me la acabo de cargar😦

Entry filed under: Arqueología, Cantabria. Tags: , , , , , , .

No digáis que no os avisé Bienvenido, Faidit, a la Blogosfera Gorria

19 comentarios Add your own

  • 1. M@k, el Buscaimposibles  |  24 septiembre 2009 a las 00:04

    País. Fijo que los que pintaban también tenían que pedir permiso a la escala de chamanes.

  • 2. Nynaeve  |  24 septiembre 2009 a las 00:48

    Y sólo hay ese tipo de intereses??? porque yo estaba pensando en más bien, ciertos intereses urbanísticos que un hallazgo puede truncar…

    De todos modos, es cómo todo, se mueven por pasta y poder y a los ciudadanos, nos pillan en medio.

    ¿No puedes ser prehistoriador en Euskadi?😀

  • 3. Ilegorri  |  24 septiembre 2009 a las 12:35

    Los intereses culturales y la necesidad de tener bajo control cualquier tipo de investigación es lo que subyace a la política que está llevando la administración cántabra. De caciques está el mundo lleno, también en el mundo cultural.

  • 4. rojoyverde  |  24 septiembre 2009 a las 17:26

    De auténtico chiste… Suerte a los investigadores, y ánimo.

    Meneado: http://meneame.net/story/inhabilitacion-para-dedicarse-idi-descubrir-unas-pinturas

  • 5. robertoC  |  27 septiembre 2009 a las 20:34

    Nynaeve, el problema no va por ahí, porque Morín es una cueva conocida desde hace muuuuucho tiempo y está más que protegida.

  • 6. Leire  |  22 octubre 2009 a las 23:36

    Me encantaría poder ver ese expediente sancionador. Con el tipo de faltas que se exponen, se me ocurre una ingente cantidad de actividades ilícitas llevadas a cabo por personas “afines” a la citada consejería y de las que, muchas personas, se ven obligadas a ser encubridoras.
    Más aún, se está realizando un tipo de práctica en la que ya no habrá que optar a subvenciones, pues las investigaciones serán realizadas por “personal” contratado “políticamente” al efecto. La investigación está paralizada sólo para algunos.
    La privatización se está imponiendo en Cantabria en el ámbito de la administración.

  • 7. drreger  |  23 octubre 2009 a las 09:06

    Bueno. Y de que no extrañamos ? Y donde NO ocurren estas cosas ? Y no solo en este pais. Es el sistema, la sociedad en si la que esta sometida (en gran parte voluntariamente) al acoso de una administracion totalmente inutil y corrupta, que solo representa a los poderosos (esos que estan por ahi escondidos descojonandose de la risa de lo tontos que somos el otro 99,99% de la poblacion).

    Y Roberto, no te engañes, tu carrera de arqueologo nunca podra desarrollarse mejor que conociendo en profundidad a este tipo de chacales politicos, mamuts del compadreo y alimañas del hombre moderno. Tienen la misma antiguedad que el falsod e morin. Que el hombre en si. Y no se han extinguido aun ni parece que lo vayan a hacer de momento.

  • 8. escarabajo  |  23 octubre 2009 a las 12:01

    Ay, qué fácil es opinar sin conocer de lleno el el asunto (el expediente es público y además se ha difundido por la web), cómo nos gusta lanzar acusaciones gratuitas desde el anonimato sin dar nombres y apellidos (Leire, va por ti), y cómo nos escudamos en la noble defensa de la cultura y la investigación (eso nos convierte en “los buenos”) para atacar al gobierno de cantabria y a la consejería. No nos engañemos, ni los malos son tan malos, ni los buenos son tan buenos. Pero claro, cada uno cuenta la película según el grado de amistad que le une a los actores.

  • 9. robertoC  |  23 octubre 2009 a las 15:28

    Leire, a mi también se me ocurren muchas cosas que hemos hecho todos y que con ese nuevo criterio de la consejería, sería punible. Pero es evidente que lo erróneo es el criterio que se usa para sancionar. Yo no tengo la última parte del expediente, la de la sanción definitiva, pero voy a buscarla, ya que parece que es público.

    Drreger, siempre coincido contigo. Nada que alegar.

  • 10. robertoC  |  23 octubre 2009 a las 15:31

    Escarabajo, te voy a dedicar un comentario en exclusiva. Lo que acabas de hacer se conoce como WTF! en terminología bloguera. Es decir, “what the fuck!”, o lo que es lo mismo ¡qué cojones!

    Protestas porque Leire no firma con nombre y apellidos, pero por lo menos firma con nombre. Tu, ni eso. Hay que dar ejemplo, ¿no?

    Y luego no aportas argumentos para defender tu postura de que los buenos no son tan buenos.

    pues bien, creo que yo he expuesto claramente mis argumentos y no oculto mi identidad, así que estoy legitimado para pedirte dos cosas: que expongas tus argumentos y que te identifiques con nombre y apellidos, como pides en tu comentario.

  • 11. Rukaegos  |  23 octubre 2009 a las 15:51

    ¿Por qué será que cada vez que en un blog aparece una crítica directa contra la Consejería de Cultura de Cantabria o referida a su titular acaba apareciendo alguien muy enfadado y muy anónimo?

  • 12. escarabajo  |  23 octubre 2009 a las 16:37

    robertoC, de hecho eres el único que puede pedirme que me identifique. Me llamo carlos, aunque no creo que eso sea importante. Cuando me refería a nombre y apellidos, no me refería a los datos del que opina si no a la persona a la que está acusando, ¿quién se supone no puede investigar y quién favorece ese tipo de actuación?
    Y en realidad este tema me interesa porque está vertiendo mucha tinta, pero no estoy metido en el sarao y no tengo “datos inéditos”. Pero en todas las historias los malos no son tan malos ni los buenos tan buenos.
    Y a ti Rukaegos, ya que pareces tener tanta experiencia en blogs, o al menos en aquellos que se refieren a la consejería, te digo que ni estoy muy enfadado ni estoy defendiendo a nadie. Y que tú hables de anonimato…

  • 13. robertoC  |  23 octubre 2009 a las 16:59

    Escarabajo, gracias por la semi-identificación. Aunque, para mi, sigues siendo tan anónimo como Leire. Yo insisto: si de verdad tienes argumentos que defiendan que los buenos no son tan buenos, por favor, exponlos. Me da que tienes tanta información como yo, o más

    Sobre el supuesto anonimato de Rukaegos, no tienes más que pinchar en su nick para saber quién es: nombre y apellidos.

  • 14. robertoC  |  23 octubre 2009 a las 17:00

    ah, se me olvidaba, escarabajo. Un favorcillo. Dices que el expediente es público y está en la web ¿te importaría decirnos dónde? Yo no consigo encontrarlo

  • 15. Small Blue Thing  |  24 octubre 2009 a las 14:26

    Mientras Escarabajo se decide a darle un descanso a la bola que estaba empujando, le aviso de que me uno al grupo de Facebook y enlazo su post.

    País de coña.

  • 16. robertoC  |  24 octubre 2009 a las 17:36

    Muchas gracias, Small Blue Thing

  • […] https://muyloco.wordpress.com/2009/09/23/el-gobierno-de-cantabria-impulsa-la-idi-inhabilitando-a-dos-… […]

  • […] va a haber un cambio en la cabeza de la consejería de Cultura, que no ha estado muy acertada con algunas decisiones de las que se han hablado en este blog y que prácticamente ha acabado con el exilio científico de uno de los mayores expertos a nivel […]

  • […] un par de años os conté en el blog un hecho absolutamente insólito: un equipo de investigadores de la Universidad de Cantabria había […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


mi twitter

También estoy por estos sitios

Esto es lo que pienso

Mis fotos en Flickr

olas sardinero

Etang de Tamnies

Huella

Jump!

Más fotos

RSS Blogosfera Gorria

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

RSS Me ha interesado

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

RSS Ilegorri

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

RSS Blogosfera Gorria

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

Mi del.icio.us

Archivos

Feeds

Algunos derechos reservados


A %d blogueros les gusta esto: